viernes, 29 de mayo de 2015

El Animorph Oscuro: La trilogía de David

La trilogía sobre David, el sexto animorph humano, es tal vez lo mejor que leí hasta ahora de la serie.
Abarca los libros: #20 El Descubrimiento (The Discovery), #21 La Amenaza (The Threat) y #22 La Solución (The Solution).
          


Cuando aparece la Caja Azul, o el Dispositivo Escafil andalita que le dio sus poderes a los animorphs, lo hace en las peores manos: las de un chico engreído, algo violento, del que descubriremos cosas cada vez más oscuras. Los animorphs intentan recuperar con sigilo el dispositivo, pero David, ya lo puso en venta en Internet, y Visser Tres está detrás de ellos.

martes, 26 de mayo de 2015

Supergirl: El comienzo (Qué pienso del Piloto)



Nunca creí ver una serie live-action de Supergirl. Fue un personaje ninguneado desde mediados de los ochenta hasta mediados del dos mil porque DC Comics decidió en ese momento que querían tener un único heredero de Krypton. Durante la Crisis en Tierras Infinitas le dieron una muerte trágica a Kara Zor-El enfrentando al Anti-monitor para salvar al universo. Fue digna, sin embargo después de esta Crisis borraron completamente al personaje, a su historia y a la Crisis en Tierras Infinitas, para instalar una nueva continuidad, por lo que nadie recordó a la prima de Superman y su sacrificio. Bueno, casi nadie. No se fue sola. Krypto, el Súper Caballo (WTF?) y todos esos personajes delirantes de la Súper Familia también fueron borrados.

Pero no pasó mucho tiempo hasta que los fans de Supergirl la reclamaron, y así fueron desfilando distintas versiones: clones protoplásmicos (Matrix) que se fusionaban con humanos (Linda Danvers), una supuesta descendiente de Kal-El del futuro (Cir-El). Pero ninguna sobreviviente de Krypton ni prima de Superman.

En 2003 fue reintroducirla como Kara Zor-El, sobreviviente de Krypton, con algunas variaciones en su origen (y sin menciones a las Supergirls anteriores, como si hubieran sido borradas de la existencia, o al menos, de la memoria de los personajes del universo DC). En vez de la ciudad flotante del espacio Argo City, como en la versión clásica, Kara vino de Krypton como su primo y su misión era recibir y entrenar al pequeño Kal-El. Sólo que su nave quedó más tiempo en animación suspendida y las cosas se dieron al revés. Por suerte, la Supergirl Kryptoniana volvió a gustar, y Kara sobrevivió a la Crisis Infinita, la Crisis Final y a los New 52 (donde le dieron una nueva vuelta de tuerca a su origen, todavía Kryptoniano).

Imaginen mi alegría cuando me entero que sale una serie basada en Kara. Por suerte para nosotros, o tal vez como una vil promoción de CBS, el piloto se leakeó. ¿Y qué vimos?

sábado, 23 de mayo de 2015

Animorphs: Una selección, primera parte

Como prometí en otro post, paso a reseñar y opinar sobre los libros que me resultaron más interesantes hasta ahora en la lectura de la extensa saga de terror y ciencia ficción adolescente: Animorphs por K. A. Applegate.


Animorphs #5 The Predator (El Depredador)

En este libro lleno de acción y donde creemos que los animorphs están perdidos, un Marco que siempre quiso abandonar la guerra encuentra su principal motivo para pelar. Sólo que es arriba de una nave infestada por yeerks y frente a Visser Uno, el que tiene más autoridad después del Consejo de los 13. Porque Visser Uno es un familiar que Marco creía perdido hace tiempo.


jueves, 14 de mayo de 2015

El Final de Glee (y una apreciación general de la serie)

Glee terminó. Y lo hizo bien. Después de dos buenos primeros capítulos, alguno destacable en medio, y después de torturarnos con The Rise and Fall of Sue Sylvester, la última temporada se despidió con un capítulo doble (2009 y Dreams Come True) que nos dio el sabor de las primeras temporadas para luego cerrar todas las historias con un final feliz.


La serie fue novedosa al insertar cuadros musicales en una trama de adolescentes en un coro y por sus personajes diversos, frikis y excluidos sociales: perdedores en serio, no esperando a que les saquen los lentes y los peinen bien para volverse populares (aunque algo de eso había por momentos), sino abrazando y apropiándose de su estigma y luchando por la legitimación. Pero eso también fue disolviéndose con la repetición de tramas, los lugares comunes y el exceso del humor bizarro.

En mi opinión The Rise and Fall of Sue Sylvester contenía todos los elementos que llevaron a la serie al fracaso. Porque, de hecho, la historia trataba sobre los personajes del club Glee con los que nos encariñamos durante tantos años, y sus vidas dentro, fuera y más allá de ese coro. Rachel, Kurt, Finn, Mercedes, Sam, Brittana, Blaine, Tina y tantos otros, buscando alcanzar sus sueños. Sue estaba bien como antagonista, pero cada vez que se le daba más cámara a ella que a los demás, cuando se convertía en el centro de la historia y quienes escribían se olvidaban que muchos estábamos por los chicos de New Directions, el programa hacía agua. No es por desmerecer a Jane Lynch, una excelente comediante. Pero quemaron a su personaje. Súmenle el exceso de humor bizarro y el cagarse en la continuidad para hacer chistes fáciles y tramas delirantes.

Si tengo que elegir un episodio de toda la serie, es Never Been Kissed. Me parece remarcable no sólo por retratar el bullying sino por el crecimiento de los personajes: aparece Blaine, que se ve reflejado en Kurt y es como su mentor; Kurt, que decide dejar de huir, cuestionar el acoso y enfrentar a su bully; y la vuelta de tuerca: la revelación de la homosexualidad oculta de Karofsky, el acosador principal de Kurt, en un beso robado que nace de la desesperación, el miedo y la atracción irresistible que siente por Porcelain.

miércoles, 13 de mayo de 2015

La mano izquierda de la oscuridad

Esta historia fue publicada por Ursula K. Le Guin en 1969, y no ha envejecido. Se lee perfectamente hoy, cuando incluso podemos sumarle perspectivas y significados más profundos.

El planeta se llama Gueden, y es donde llega Genly Ai, representante del Ekumen, o la federación galáctica de mundos. Mientras algunos de sus compañeros están en órbita, esperando para relevarlo, Genly intenta convencer a sus dos principales países, Karhide y Orgoreyn, para unirse a la Federación: los beneficios económicos y tecnológicos serían enormes.



Lo interesante es que en Invierno (como llaman a Gueden en el Ekumen), los seres humanos son diferentes, quizás por las condiciones extremas de un planeta congelado. No son hombres ni mujeres, sólo entran en una especie de celo, o kémmer, en un momento del mes, que es cuando deben encontrar un kemmerante para el acto sexual. De hecho, existen casa del kémmer para facilitar el encuentro.